KO Swatzi

KO Swazi se encuentra en el área de Chidobe Matate, área que se convirtió en un gueto de ndebeles, desplazados desde Bulawayo fruto de la presión Shona, promovida en gran parte por los ingleses, quienes, durante la época colonial aplicaban la famosa táctica bélica “divide y vencerás”, mientras las diferentes etnias nativas estuvieran enfrentadas, ellos estarían tranquilos.

Como no podía ser de otra manera, optaron por los Shona porque era la etnia más rica del país, ya que ocupaban las tierras más fértiles del norte, a la vez, después de derrotar a los Ndebele en la guerra anglo-ndebele de 1893, los británicos consideraron que los Shona estaban en deuda con ellos ¡Claro! ¡Los habían liberado de los Ndebeles! Crearon un estigma alrededor de los perdedores de dicha guerra, tachándolos de asesinos sanguinarios, sedientos de sangre… Evidentemente, todo es más complicado, pero para que tengáis una idea de cómo los y las habitantes de esta área llegaron hasta estas tierras áridas.

El village 
Se llega por la autopista A-8 que une Vic Falls con Bulawayo, donde se divide en dos carretaras, la A-5, rumbo Harare, la capital del país y la segunda, rumbo al este y se va ramificando. Muy cómodo si vas en coche propio, no tan divertido si tienes que ir en auto-stop o taxi, suerte que es una vía bastante concurrida.

En KO Swatzi nos recibe Kairos, cabeza de familia y líder sindical del sector de restauración en Victoria Falls, razón por la que conoce a María y José Luís. Primero de todo ¡Protocolo! Nos presenta a toda la familia, su mujer, sus hijas, hijos, hermanas, madre, sobrinos…

Me acuerdo de como describe Kapuscinski la importancia vital de dos cosas en las zonas rurales africanas, el agua y la sombra. Debajo de dos árboles nos ha presentado a toda la familia, debajo de dos árboles, será donde comamos y donde tendrá lugar la aparentemente improvisada reunión, donde estudian los jóvenes y donde descansa su pequeño rebaño de cabras y las gallinas con sus polluelos.

Por eso el árbol que la proporciona (la sombra) es algo más que un simple árbol: es la vida. Si en su cima cae un rayo y el mango se quema, la gente no tendrá dónde refugiarse del sol ni dónde reunirse. Al serle vetada la reunión, no podrà decidir nada ni tomar resolución alguna. Pero, sobre todo, no podrá contarse su historia, que sólo existe cuando se transmite de boca en boca en el curso de las reuniones vespertinas bajo el árbol. Así, no tardarà en perder sus conocimientos del ayer y su memoria. Se convertirá en gente sin pasado, es decir, no serà nadie. Todos perderán aquello que los ha unido, se dispersarán, se irán, solos, cada uno por su lado. Pero en África la soledad es imposible; solo, el hombre no sobrevivirá ni un día: está condenado a muerte. Por eso, si el rayo destruye el árbol, también morirán las personas que han vivido a su sombra. Y así está dicho: el hombre no puede vivir más que su sombra.

Kairos nos habla de su principal objetivo, conseguir agua suficiente para poder cultivar todo el año. Disponen de un pozo con una bomba manual, compartido con más village de la zona, pero la EMA, organismo que supervisa el parque natural donde nos encontramos, vetó el uso para fines agrícolas. Kairos argumenta que las autoridades tienen miedo de surjan comunidades poderosas, el agua no es solo vida, también es poder.

Un problema de diseño que le vimos al pozo es que la bomba no está pensada para los más pequeños, quienes son responsables de ir a buscar agua todas las mañanas al pozo. La excesiva longitud de la palanca, hace que las niñas y niños no puedan aprovechar todo el recorrido del pistón lo que provoca que tengan que repetir unas cien veces o más el cansado gesto de subir y bajar la palanca, cuando un adulto consigue que salga agua con sesenta ¡Que no son pocas¡

Niño contra el pozo
Kairos contra el pozo
Paseamos por el seco paraje, acompañados por María, José Luís, Kairos y su padre. Aprovechando para preguntarles sobre la flora silvestre y los usos que le puedan dar. De algunos árboles conocen el nombre en inglés, pero en ocasiones solo en ndeble, como el Mntambanakotoka, árbol del que aprovechan las vainas, que trituradas, dan a las gallinas para combatir parásitos. El Mupane, de madera muy robusta ideal para construir los hats ¡Su madera dura hasta cuatrocientos años!

Arbol supuestamente halóftio y Kairos
Todo iba muy bien, paseando por los campos, tienen dos, el principal a algo menos de un quilómetro del village y de 1.30 ha y un segundo, que linda con el village de 1 ha. Pero llegamos a un campo que hacía años que no cultivan ¿La razón? ¡Sal! Sal por todas partes. Nos contaron que cultivaban cuatro años y dejaban reposar diez, para que la sal se filtrara de nuevo, suerte del suelo arenosos del que siempre nos quejamos, ahora se vuelve una ventaja al permitir el drenaje de la sal.

Nos enseña también, un surtido de fitosanitarios, que compra en Vic Falls, ninguno orgánico, se queja de que son muy caros. Nos explica que sobretodo, tienen que combatir pájaros y pequeños herbívoros como antílopes, lo hace mediante un sistema de cuerdas en el campo colindante all village, que cruza de punta a punta el terreno con objetos colgados que hagan ruido al tirar la cuerda desde el village. Esperaremos la época de lluvias para ver la flora anual silvestre y ver si podemos aprovecharla para fabricar algunos fitosanitarios orgánicos.

Campo principal 110 x 120 metros
Marcos y Kairos en el campo principal

 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
KO  Swatzi, es situa a l’àrea de Chidobe Matate, àrea que es va convertir un gueto de ndebeles, desplaçats des de l’est de Bulawayo, fruit de la pressió dels Shona, promoguda en gran part pels anglesos que durant l’època colonial aplicaven la tècnica de divideix i venceràs, mentre les ètnies locals estiguessin enfrontades, ells estarien tranquils. 

Com no, van optar pels Shona perquè era l’ètnia més rica del país, ja que ocupava la gran part de les terres més fèrtils alhora, van crear un estigma entre els Ndebele, van fer creure als Shona que eren uns assassins, sanguinaris, de fet, els britànics consideravem que els Shona estaven en deute amb ells per haver-los defensat dels Ndebele a la guerra Anglo-Ndebele al 1893. Evidentment tot és més complicat, però per a que us feu una idea...


El village
S’hi arriba per l’autopista A-8 que uneix Victoria Falls amb Bulawayo on es divideix en dues carreteres, la A-5 direcció nord, cap a Harare, la capital del país i l’altra rumb est i que es va ramificant. Molt còmode si hi vas en cotxe propi, com nosaltres en aquesta primera visita, no tant si has de fer com ells, que acostumen a arribar-hi en auto-stop, per sort és una via força concorreguda.

A KO Swatzi ens rep Kairos, cap de família i líder sindical al sector de la restauració a Victoria Falls, raó per la qual sorgeix la relació amb la Maria i en Jose Luís. Primer de tot, protocol! Ens presenta la família, germanes, mare, fills, filles, nebots...

Només entrar em ve al cap com descriu Kapuscinski la importància vital de dues coses a l’Àfrica, l’aigua i l’ombra, sota l’ombra de dos arbres ens presenta tota la família que viu al village, sota l’ombra serà on tindrà lloc la aparentment improvisada reunió i on dinarem.

Por eso el árbol que la proporciona es algo más que un simple árbol: es la vida. Si en su cima cae un rayo y el mango se quema, la gente no tendrá dónde refugiarse del sol ni dónde reunirse. Al serle vetada la reunión, no podrà decidir nada ni tomar resolución alguna. Pero, sobre todo, no podrá contarse su historia, que sólo existe cuando se transmite de boca en boca en el curso de las reuniones vespertinas bajo el árbol. Así, no tardarà en perder sus conocimientos del ayer y su memoria. Se convertirá en gente sin pasado, es decir, no serà nadie. Todos perderán aquello que los ha unido, se dispersarán, se irán, solos, cada uno por su lado. Pero en África la soledad es imposible; solo, el hombre no sobrevivirá ni un día: está condenado a muerte. Por eso, si el rayo destruye el árbol, también morirán las personas que han vivido a su sombra. Y así está dicho: el hombre no puede vivir más que su sombra.

Ens parla dels seu objectiu principal, aconseguir aigua per a poder cultivar tot l’any. Tenen un pou amb bomba manual, compartit amb dos village dels voltant, però l’EMA, l’organisme encarregat de supervisar el parc natural on ens trobem, va vetar-ne l’ús per a regar, ell diu que ho van fer perquè les autoritats tenen por de que sorgeixi gent poderosa, l’aigua no només és vida, també és poder, argumenta.

Un problema de disseny que vam trobar-li va ser que la bomba no estava pensada per a nens, els principals responsables als village d'anar a buscar l’aigua, i es que degut a l’excessiva llargada de la palanca, les nenes i nens no poden aprofitar tot el recorregut del pistó el que fa que hagin de repetir de l’ordre de cent o més vegades el gest de pujar i baixar la palanca, quan un adult necessita seixanta cinc repeticions.

Nen contra el pou
Kairos contra el pou
 Li fem algunes preguntes sobre el maneig que fan de les seves terres cultivables, la fauna i la flora de la zona. Cultiven tot en secà durant l’època de pluges, que com bé sabeu, comença al novembre i acaba al març. Planten tomaqueres, cebes, sindria, meló, carbassa, i després sembren cereals, principlament blat de moro, base de l’alimentació i sorgo. També soia i cacahuets.

Passegem per la zona acompanyats també pel seu pare i aprofitem per preguntar-li sobre la flora silvestre i si li donen alguna mena d'ús. D’alguns arbres coneix el nom en anglès però d'altres només en ndebele, com el Mntambanakotoka, un arbre que fa unes baines que trituren i donen a les gallines per a combatre paràsits; el Mupane, de fusta molt robusta molt bona per a construir que pot durar fins a 400 anys; el Mugaranyiza. Ens ensenya dos més prometent-nos que en buscarà el nom, el primer li diu water tree, perquè allà on el troben saben que hi ha aigua, i el segon, li diu blooming tree, perquè quan floreix indica que la pluja s’apropa, i es que se sap que molts arbres quan esgoten les seves darreres reserves, fan un darrer esforç per florir i poder multiplicar-se. 

Arbre suposadament halòfit i en Kairos
Una mena d’aloe vera que serveix per a combatre infeccions a les orelles, i un arbust, branques de les quals serveixen per a rentar-se les dents, i poca broma, tots al village les tenen ben blanques!

Ens ensenya tots els fitosanitaris que utilitza, cap d’orgànic, tots comprats a Victoria Falls, es queixa de que son molt cars. Ens explica que sobretot ha de combatre els ocells i alguns petits herbívors, als camps de blat, on munta unes quantes cordes que creuen tot el cultiu, amb objectes penjats que facin soroll al tibar-la des del village, també pateix aranya roja, i atacs d’àfids. Esperarem l'època de pluges per veure que creix per la zona i produir alguns pesticídes orgànics, alhora promourem la biodiversitat sembrant flors de famílies diverses.

Tot anava molt bé, passejant pels camps, tenen dos, el principal a un quilòmetre del village i un segon, al costat de casa; fins que vam arribar a uns que feia temps que no utilitzaven, ens explicava la mare d'en Kairos que son camps que deixen descansar deu anys, i cultiven quatre, la raó? SAL! Sal arreu, per tot arreu. Sort del sol arenós que sovint maleïm, per fi es converteix en una avantatge, ja que permet el drenatge de sal!
 
Camp principal 110 x 120 metres
Marcos i Kairos al camp principal

Cap comentari:

Publica un comentari